¿Y si leemos juntos?

Chocomamás Leamos juntos

La lectura es una actividad que nos permite conectarnos con nuestros hijos, es ese momento donde hacemos una pausa, dejamos el trabajo y preocupaciones de lado, nos concentramos y atendemos las necesidades emocionales de los niños; es decir ESTAMOS para ellos, cerca, con contacto físico y el corazón disponible.

Leer libros con nuestros hijos de manera rutinaria es la mejor manera de crear el hábito de la lectura, es el ejemplo y modelo a seguir. Sin embargo no basta con leer dos páginas antes de dormir como un deber cumplido, la lectura debe ser amena, divertida y conectada entre papá e hijo, debemos encontrar conexión con los niños y la historia.

Al momento de leer el libro es importante que cambiemos el tono de la voz, hagamos gestos e incluso hagamos gracioso lo que parece no serlo; tengamos variedad de historias, aunque lo más probable es que nuestros niños pequeños nos pidan la misma noche tras noche; eso tiene una explicación y es que les genera seguridad, saben que leerán el mismo cuento del día anterior y tendrán una noche que traerá un nuevo día tal como pasó antes.

Debemos tener en cuenta sus gustos según las edades y aunque no es una regla de oro, nos puede dar luces para buscar cuentos de su interés; por ejemplo para niños de tres a siete años lo que esté relacionado con fantasía les gustará; para los niños de ocho a doce años la aventura, acción y coraje son más afines y para los niños de trece años y más las biografías, relatos de sacrificio y valor basados en hechos reales de grandes personajes son historias que probablemente los conectarán.

Cuando los niños ya saben leer podemos turnarnos la lectura, si es un niño que se le dificulta leer de corrido, debemos dejarlo, evitar corregirlo para que este momento no se convierta en un espacio de críticas sino de relajación y conexión.

Considero que los libros nos permiten a los padres no solo crear un vínculo y modelar un buen hábito, sino también nos dan la oportunidad de enseñar y re-formar conductas inadecuadas. Se pueden leer libros de valores, espiritualidad, gestión de emociones*, llegada de un hermano, entrada al colegio y un sin número de posibilidades para a través del cuento fortalecer su autoestima, prepararlos para una situación nueva y mejorar conductas.

¿Y si leemos juntos? Si leemos juntos nos conectamos, aprendemos, gozamos, creamos hábitos, la lectura es una herramienta para actuar en rectitud que influye nuestra personalidad y transforma nuestro actuar.

Juliana Molina Urdinola

MAMÁ DE TRES

Tallerista

Certified Positive Discipline Parentig Educator & Classroom

Miembro de la Asociación de DP internacional & Colombia !

Fundadora Mamás al Ataque.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Qué hacer cuando mi hijo es rebelde, grosero e irrespetuoso?

Ante una actitud rebelde o una respuesta grosera por parte de nuestros hijos no…

Leer más
Que hacer si se portan mal

Chocomamás

¿Qué hacer cuando los niños se portan mal?

Una de las situaciones más incómodas de ser padres es el manejo del mal comportamiento…

Leer más
Cultivar la responsabilidad

Chocomamás

Cultivar la responsabilidad y autonomía

Soy mamá de tres hijos, por esta razón estoy en tres grupos de chats diferentes,…

Leer más

Recibe en tu correo
tips de nutrición para tus hijos